04
Jul

5 frases de Carlos Slim para mejorar tus inversiones

 

 

“Hay que imponer nuestra voluntad a nuestras debilidades.”

“Cuando vives para la opinión de los demás, estás muerto. No quiero vivir pensando en cómo voy a ser recordado.”

“El optimismo firme y paciente siempre rinde sus frutos.”

“Todos los tiempos son buenos para quienes saben trabajar y tienen con qué hacerlo.”

“La educación y el empleo son los remedios para la pobreza.”

 

 

El dinero no crece en los árboles ni para Carlos Slim Helú. Su éxito y posición se deben a una serie de buenas decisiones, contados fracasos y estar en el momento preciso con la gente correcta. Sin duda, un personaje del que hay mucho que aprender. A continuación te presentamos 5 de sus frases célebres y su aplicación a tu vida diaria para revolucionar tus finanzas personales:

 

  1. “Hay que imponer nuestra voluntad a nuestras debilidades.”

¿Cómo va tu cuenta de ahorro para el retiro?, ¿el pago de la casa?, ¿del auto? Si tienes deudas pendientes, liquidarlas debe ser tu prioridad. No gastes en un iPhone de nueva generación que no necesitas. Mejor paga tu deuda para evitar preocupaciones futuras. Enfócate en el ahorro y no te dejes llevar por nimiedades que no te van a traer más que una satisfacción pasajera.

  1. “Cuando vives para la opinión de los demás, estás muerto. No quiero vivir pensando en cómo voy a ser recordado.”

No te endeudes en vano. Piensa en el porqué de tu compra más reciente: ¿fue porque lo querías? ¿porque lo necesitabas? ¿porque querías quedar bien con alguien? ¿porque es algo que, se supone, deberías tener? No gastes para formarte una imagen de alguien que no eres. No vale la pena el golpe a tu estado de cuenta y el riesgo de caer en Buró de Crédito.

 

  1. “El optimismo firme y paciente siempre rinde sus frutos.”

No importa qué tan mal esté tu panorama financiero, recuerda que está en tus manos cambiarlo. Analiza la situación y detecta qué te puso ahí en primer lugar. Intenta encontrar un patrón de conducta o de causa-consecuencia, y reflexiona sobre qué puedes hacer para cambiarlo. Una vez que tengas una serie de posibles soluciones, impleméntalas todas hasta que alguna funcione, pensando siempre, claro está, que van a funcionar.

 

  1. “Todos los tiempos son buenos para quienes saben trabajar y tienen con qué hacerlo.”

Si puedes trabajar, hazlo. No hay mejor manera de salir adelante, especialmente en cuestión de finanzas, que trabajando.

 

  1. “La educación y el empleo son los remedios para la pobreza.”

Con el grado de competitividad que existe en el mercado laboral hoy en día, lo mejor es estar bien preparados. Invierte en la educación de tus hijos para que el día de mañana tengan cómo solventar sus gastos sin mayor dificultad de la que ya existe.

Fuente: Forbes