19
Jun

3 CEO dan consejos de liderazgo a emprendedores

Los líderes de Dell Technologies México, Grupo Garabatos y Everest Brands recomiendan conocer a tu equipo, predicar con el ejemplo y entrenar al talento con el que trabajas.

 

¿Cualquiera puede ser un líder querido, respetado y seguido por su equipo de trabajo? No, sólo muy pocos. Gustav Juul, presidente de la consultora en recursos humanos RHHR Group, se dio a la tarea de recoger en su libro, Pinceladas de 100 Líderes Empresariales, los consejos de directivos para lograrlo.

Juul llegó a la conclusión de que un buen líder debe tener inteligencia emocional, la cual se compone de cinco competencias: autoconciencia (reconocer y entender sus estados de ánimo, emociones y sus efectos en los demás), control emocional (aprender a canalizar positivamente las emociones), motivación (encontrar razones para superarse y alentar a otros), habilidad social (relacionarse sanamente, respetar a los demás y hacerse respetar) y empatía (habilidad para entender emociones y necesidades de los demás).

Juan Francisco Aguilar, director general de Dell Technologies México

Aguilar sabe que el mercado de la tecnología es “feroz y cambiante”, que requiere de personas que piensen siempre fuera de la caja y de líderes que se esfuerzan por encontrar talento que haga la diferencia.

Por eso, una vez que se detectan a las personas que dan todo por sus empresas y que tienen destellos de ser líderes en el futuro es necesario construirles un plan de carrera o, también llamado, plan individual de desarrollo.

A los nuevos talentos, dice Aguilar, hay que compartirles la teoría y la experiencia que el líder posee para enfrentar las batallas dentro del negocio, trabajar bajo el esquema de coaching y asignarles un mentor. Así como desarrollar en ellos un estilo de comunicación, habilidad de exponer sus ideas, manejo de juntas o reuniones, capacidad de comunicar objetivos y enseñarlos a expresarse más puntual de manera oral y escrita.

Abraham Bleier, director general de Grupo Garabatos

Bleier opina que el mejor líder es aquel que predica con el ejemplo: debe ser el primero en mostrar empuje, carácter, empatía, solidaridad y sacrificio en una empresa. “Cuando tú como líder mandas un mensaje a la organización, éste permea hondo en tu gente y, aunque tú no lo veas, se refleja en cada decisión que debe tomar en el día”, menciona.

Para el director general de Grupo Garabatos, las empresas son entes forjadores de valor, pero definitivamente deben ser también forjadoras de seres humanos éticos y profesionales tanto en su vida laboral como en la personal.

Luis Zubieta de la Mora, director general de Everest Brands

Zumbieta confía en que el éxito del equipo será el éxito del negocio. Por lo tanto, el líder debe conocer y entender perfectamente al talento con el que hará mancuerna.

Deberá hacerse preguntas clave como: ¿quiénes son?, ¿por qué trabajan y qué esperan del trabajo?, ¿qué los motiva?, ¿a dónde quieren llegar?, ¿cómo definen el éxito? y ¿qué capacidades y potencial tienen? De ahí la importancia de crear organizaciones con perfiles y competencias similares y reconocer que el éxito del negocio es el resultado de la suma de las personas involucradas.

Los líderes de Dell Technologies México, Grupo Garabatos y Everest Brands recomiendan conocer a tu equipo, predicar con el ejemplo y entrenar al talento con el que trabajas.

 

¿Cualquiera puede ser un líder querido, respetado y seguido por su equipo de trabajo? No, sólo muy pocos. Gustav Juul, presidente de la consultora en recursos humanos RHHR Group, se dio a la tarea de recoger en su libro, Pinceladas de 100 Líderes Empresariales, los consejos de directivos para lograrlo.

Juul llegó a la conclusión de que un buen líder debe tener inteligencia emocional, la cual se compone de cinco competencias: autoconciencia (reconocer y entender sus estados de ánimo, emociones y sus efectos en los demás), control emocional (aprender a canalizar positivamente las emociones), motivación (encontrar razones para superarse y alentar a otros), habilidad social (relacionarse sanamente, respetar a los demás y hacerse respetar) y empatía (habilidad para entender emociones y necesidades de los demás).

Juan Francisco Aguilar, director general de Dell Technologies México

Aguilar sabe que el mercado de la tecnología es “feroz y cambiante”, que requiere de personas que piensen siempre fuera de la caja y de líderes que se esfuerzan por encontrar talento que haga la diferencia.

Por eso, una vez que se detectan a las personas que dan todo por sus empresas y que tienen destellos de ser líderes en el futuro es necesario construirles un plan de carrera o, también llamado, plan individual de desarrollo.

A los nuevos talentos, dice Aguilar, hay que compartirles la teoría y la experiencia que el líder posee para enfrentar las batallas dentro del negocio, trabajar bajo el esquema de coaching y asignarles un mentor. Así como desarrollar en ellos un estilo de comunicación, habilidad de exponer sus ideas, manejo de juntas o reuniones, capacidad de comunicar objetivos y enseñarlos a expresarse más puntual de manera oral y escrita.

Abraham Bleier, director general de Grupo Garabatos

Bleier opina que el mejor líder es aquel que predica con el ejemplo: debe ser el primero en mostrar empuje, carácter, empatía, solidaridad y sacrificio en una empresa. “Cuando tú como líder mandas un mensaje a la organización, éste permea hondo en tu gente y, aunque tú no lo veas, se refleja en cada decisión que debe tomar en el día”, menciona.

Para el director general de Grupo Garabatos, las empresas son entes forjadores de valor, pero definitivamente deben ser también forjadoras de seres humanos éticos y profesionales tanto en su vida laboral como en la personal.

Luis Zubieta de la Mora, director general de Everest Brands

Zumbieta confía en que el éxito del equipo será el éxito del negocio. Por lo tanto, el líder debe conocer y entender perfectamente al talento con el que hará mancuerna.

Deberá hacerse preguntas clave como: ¿quiénes son?, ¿por qué trabajan y qué esperan del trabajo?, ¿qué los motiva?, ¿a dónde quieren llegar?, ¿cómo definen el éxito? y ¿qué capacidades y potencial tienen? De ahí la importancia de crear organizaciones con perfiles y competencias similares y reconocer que el éxito del negocio es el resultado de la suma de las personas involucradas.