31
May

10 razones para tener tu propio negocio

Debe haber alguna razón por la cual alrededor de 600,000 nuevas empresas se fundan cada año. Bueno, según una encuesta informal llevada a cabo por Inc.com, existen muchas buenas razones para hacer funcionar tu propia pequeña empresa. Lo que sigue es una lista de las 10 respuestas más frecuentes y opiniones de algunos de los emprendedores que respondieron.

 

  1. Tú controlas tu propio destino

Muchos empresarios se consideran a sí mismos como personalidades “Tipo A “: gente que le gusta tener el control y tomar decisiones. En otras palabras, ser dueño de un negocio los salva de tener que trabajar para otro. “Una de las razones para poseer un negocio pequeño, es la posibilidad de conducir integralmente  tu empresa”, dice Kasey Gahler, un planificador financiero certificado de Austin.

 

  1. Puedes encontrar tu propio balance trabajo / vida

Una de las ventajas más citadas de ser dueño de tu propia empresa, es la flexibilidad que te otorga, ya sea trabajar desde donde quieras, fijar tu propio horario, llevar un camisón o incluso sentarte junto a tu mascota mientras trabajas.

 

  1. Tú eliges con quién trabajar

Cuando trabajas para otra persona, raramente escoges con quien te gustaría trabajar. Si no te gustan tus compañeros de trabajo, es hora de que empieces a enviar currículos. Este no es el caso cuando eres dueño de tu propio negocio, ya que puedes tomar las decisiones sobre a quién contratar (y despedir).

 

  1. Tú tomas el riesgo – y cosechas las recompensas

No hay duda de que ser dueño de tu propio negocio es una propuesta arriesgada. Pero con el riesgo viene la recompensa. Dicho de otra manera, mientras mejor manejes los riesgos, mejor será la recompensa que cosecharás. También aprenderás a crear estrategias de salida para situaciones malas y cómo maximizar las buenas. La mayoría de la diversión está en trabajar en un proyecto de varios años con tu equipo, superando todos los obstáculos, y luego hacer que millones de personas lo disfrutan en todo el mundo.

 

  1. Desafiarte

Algunas personas prosperan en la rutina de su trabajo – la de realizar las mismas tareas día tras día. Como emprendedor, puedes apostar a que cada día estará lleno de nuevas oportunidades, de desafiarte a ti mismo, ser creativo y aprender algo nuevo.

 

  1. Puedes seguir tu pasión

Muchos emprendedores dicen que las largas horas que invierten en el crecimiento de su negocio, no se sienten como si fuera trabajo porque en realidad, se están divirtiendo con lo que hacen.

 

  1. Puedes hacer las cosas – más rápido

Los emprendedores, en general, parecen tener una alergia a la burocracia. En lugar de esperar la aprobación – o la guía que se escribirá acerca de cómo hacer algo – los propietarios de pequeñas empresas, se tientan ante la oportunidad de hacer las cosas.

  1. Puedes conectarte con tus clientes

Existen pocas cosas que se emocionen más a los emprendedores como interactuar con sus clientes. En lugar de esconderse detrás de una serie de saludos automatizados, a los propietarios de pequeñas empresas les encanta trabajar uno-a-uno con sus mejores clientes – o tomar la decisión de deshacerse de aquellos clientes que no les gusta.

  1. Puedes retribuir a tu comunidad

A muchos emprendedores les encanta la idea de que en la construcción de su negocio, puedan retribuir en forma de productos y servicios, a la comunidad o comunidades en las que operan, mediante la donación a instituciones de beneficencia y, especialmente, la capacidad de crear puestos de trabajo, que es particularmente importante en estos días.

 

  1. Te sientes orgulloso de construir algo propio

Una de las mayores diferencias entre ser dueño de tu propia empresa en lugar de trabajar para otro, es el orgullo de generar algo propio. “No hay nada como tener éxito a través de tu propio liderazgo, capacidades, ideas y esfuerzos “, dice Peter Leeds, que entrena a los inversores a través de su negocio, Penny Stock Professional.