29
May

7 ventajas de ser introvertido en los negocios

Escuchar antes de hablar y pensar mejor las cosas antes de actuar son dos puntos a favor de este tipo de personas.

 

Es común pensar que quienes tienen una personalidad extrovertida (es decir, que son asertivos, sociables y de carácter abierto), tienen una ventaja en el mundo de los negocios. Pero esto no es cierto. Incluso se piensa que las personas extrovertidas se convierten en mejores líderes que las introvertidas, lo que afecta las decisiones al momento de contratarlas. Prueba de ello es que hay más directores generales extrovertidos que introvertidos.

 

A pesar de esto, se ha demostrado que las personas introvertidas poseen ciertas cualidades que los pueden impulsar al éxito. ¿Ejemplos? Puedes preguntarle a Bill Gates, cofundador de Microsoft; a Candice Bergen, actriz y modelo; a Marissa Mayer, de Yahoo!; a Steve Wozniak, inventor y emprendedor tecnológico; o al expresidente estadounidense, Barack Obama.

 

Sea cual sea tu tipo de personalidad, toma en cuenta las siguientes competencias de los introvertidos para mejorar tu desempeño.

  1. Preparación

Los introvertidos tienden a investigar a detalle, reflexionar y analizar más que los extrovertidos. Por lo general, esto significa que están más preparados para juntas dentro de la empresa o para presentaciones con los clientes. Al igual que ellos, intenta mantener una perspectiva más informada sobre la situación, de manera que siempre sepas qué hacer frente a tu personal y clientes. Esto te ayudará a mejorar tu reputación profesional.

  1. Trabajo en equipo

Esto puede parecer contradictorio, pues sería lógico pensar que las personas más sociables trabajan mejor como parte de un equipo. Sin embargo, el estudio muestra que los introvertidos tienen un mejor desempeño, ya que tienden a ser más colaborativos. La colaboración incentiva el pensamiento innovador y la solución de problemas. Cuando eres parte positiva y activa de un equipo, atraes la atención de tus superiores.

  1. Trabajo Independiente

Existe una razón por la cual la frase “trabajo bien por mi cuenta y como parte de un equipo” es muy común en las entrevistas de trabajo: las empresas valoran a los empleados que saben trabajar bien en distintos escenarios. Dado que los introvertidos aprecian los momentos tranquilos y de silencio, se sienten cómodos trabajando solos. Esto es bien visto por las organizaciones, pues les da oportunidad de desarrollar ideas frescas.

  1. Observación

Los introvertidos tienden a escuchar mejor y ser más observadores. Ambas cualidades, además de ser señales de respeto, también dan la posibilidad de contestar inteligentemente a clientes, gerentes y colegas. Esto genera confianza y permite fortalecer las relaciones. Si lo aplicas a tu trabajo, puede mejorar además tu habilidad de absorber conocimiento de las personas que te rodean. Es por ello que este tipo de personalidad hace que los individuos sean buenos para resolver problemas.

  1. Pensar antes de hablar

Las personas introvertidas tienden a recolectar cuanta información sea posible antes de aportar sus propias ideas. De la misma manera, pasan gran parte de su tiempo reflexionando antes de dar su opinión. Aunque puede parecer que sobreanalizan las cosas, realmente es una ventaja para los negocios.

  1. Crecer tu red

Los introvertidos tienden a cultivar relaciones importantes en lugar de tener encuentros casuales. Esto significa que los viajes de negocios pueden estresarlos y que no es tan fácil para ellos hacer nuevos contactos, aunque también es un punto a su favor. Desarrollar buenas relaciones con las personas correctas puede significar un impulso a tu carrera. En lugar de coleccionar un sinfín de tarjetas de presentación, enfócate en encontrar a las personas clave que te ayudarán a lograr tus objetivos.

  1. Pensar en grande

Actualmente, las empresas (sin importar su giro o tamaño) hacen mucho énfasis en la innovación, una cualidad presente en las personas introvertidas. Incluso se ha demostrado que quienes son más creativos suelen ser introvertidos, encontrando soluciones novedosas a los problemas gracias al pensamiento creativo. Para desarrollar esta habilidad, presta más atención a tus propias ideas.

Si quieres sobresalir, desarrollar contactos valiosos, cultivar ideas con potencial e innovar hacia dentro de la organización en donde te desenvuelves o incluso llegar a impactar en tu industria, entonces es momento de pensar como introvertido.

Y si esa ya es tu personalidad, aprovecha las cualidades que tienes a tu favor para destacar de entre la multitud, al igual que hacen los extrovertidos en medios altamente competidos.