23
May

3 gigantes mexicanos que empezaron como pequeñas empresas

Bimbo, Gruma y Liverpool son tres de las empresas del país más reconocidas y todas iniciaron como emprendimientos pequeños desde donde crecieron hasta llegar a ser compañías con alianzas y operaciones más allá de las fronteras de México y dar empleo a miles de personas.

 

Aquí te presentamos algunos datos del origen de estas compañías que hoy en día son multinacionales que cotizan en el mercado bursátil.

 

Bimbo

Inició en 1945 con 34 colaboradores y una planta instalada en la Ciudad de México.

 

El objetivo era optimizar la producción y la distribución del pan, para aprovechar la demanda que ya existía en la capital de México, pero que era mal atendida.

 

Con este análisis, los fundadores de Bimbo se enfocaron en ofrecer pan de caja fresco, con una envoltura novedosa que permitía ver el producto, y crearon una serie de rutas de distribución para atender de manera eficiente a sus clientes.

 

Además, desde el inicio tomaron en cuenta la importancia no solo del producto, sino de la marca, y arrancaron con 10 camiones pintados con su logotipo y el osito que los caracteriza.

 

A 72 años de su creación, Bimbo, que inició con solo cuatro productos, cuenta ya con más de 10 mil, 100 marcas y presencia en 22 países, además de más de 130 mil colaboradores.

 

Gruma

 

Esta empresa, que hoy es líder a nivel mundial en la producción de harina de maíz y tortillas, tuvo su inicio a finales de los años 1940, cuando Roberto González Barrera vio un molino de nixtamal que producía harina para tortillas.

 

En 1948, junto con su padre, González Barrera impulsó la industrialización de la tortilla en el país, con la apertura de Molinos Azteca, en Cerralvo, Nuevo León, que producía 150 toneladas empleando a 45 trabajadores en tres turnos.

 

Durante los 70 se internacionalizaron y, para 1994, debutaron en la Bolsa Mexicana de Valores.

 

Al cierre del tercer trimestre de 2016, es decir, 67 años después de su fundación, Gruma tenía 20 mil empleados y 75 plantas y operaba en Estados Unidos, México, Centroamérica, Europa, Asia y Oceanía. Según datos enviados a la BMV, 73 por ciento de sus ingresos en 2015 provinieron de sus operaciones fuera de México.

 

Liverpool

Actualmente tienen tiendas en 59 ciudades del país y, tras la compra de Suburbia, su expansión sigue. Pero ¿sabías que esta empresa tuvo sus inicios en un “cajón de ropa”, en el centro de la Ciudad de México en 1847?

 

Jean Baptiste Ebrard, originario del distrito de Barcelonnette, Francia, fue quien inició este negocio, que en sus inicios era un baúl de madera con textiles y ropa importada desde Europa, específicamente del puerto de Liverpool.

 

De ese comienzo pasó a ser una tienda en las calles de Capuchinas y San Bernardo, actualmente Avenida 20 de noviembre y Venustiano Carranza, que poco a poco fue añadiendo diversos artículos a la venta, hasta convertirse en una tienda departamental.

 

Entre las características que distinguieron a la tienda estaba la venta a crédito y la oferta de prendas que seguían de cerca las tendencias de moda y cubría las necesidades de las mujeres de la época de telas y vestidos finos.

 

Para 1965 empezó a cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores. En agosto del año pasado acordó con Walmart de México la compra de las 119 tiendas Suburbia, lo que impulsaría su expansión en el país.

 

Estas tres empresas tienen en común haber comenzado desde cero además de la selección de su personal y la inversión a largo plazo con maquinarias así como la innovación partiendo de las necesidades de sus clientes.