11
May

Pros y contras de emprendedores en edades tempranas

¿Estás pensando en contratar para tu empresa jóvenes entusiastas con espíritu emprendedor? Aquí te damos algunos puntos de vista que harán que tu decisión sea más fácil.

El entusiasmo de los jóvenes se contrapone con la realidad: siete de cada 10 negocios no sobreviven en sus primeros cinco años de vida. Y 20 años después, sólo 11 de cada 100 siguen operando, según estudios del INEGI de 1989 a 2014.

Deseados, sí, reconocidos, no

El mercado laboral aún no parece estar preparado para esta nueva ola de trabajadores. Los especialistas coinciden en que una porción muy pequeña de empresas ha desarrollado posiciones especiales dentro de la organización para este talento emprendedor, por lo que nada les garantiza una mejor valoración ni remuneración con respecto a otros empleados sin experiencia en negocios propios.

PROS Y CONTRAS

Iniciar un negocio ayuda a las personas a desarrollar habilidades valiosas para el mundo laboral, pero, según los especialistas, también genera áreas de oportunidad.

Fortalezas

  • Desarrollo de habilidades sociales. Un emprendedor se debe a su capacidad de crear un equipo y generar una sólida red de networking.
  • Flexibilidad. Ante un escenario de cambio, el emprendedor debe saber responder de la manera adecuada y adaptarse a cualquier situación.
  • Creatividad. Es común que los emprendedores tomen cursos de design thinking u otras metodologías. Esto ayuda a aplicar el pensamiento creativo para solucionar problemas.
  • Habilidad financiera. Sus conocimientos se convierten en tres habilidades: sacar provecho a la relación dinero-tiempo-energía, saber analizar los mercados a futuro y hacer ajustes necesarios en la empresa.

Debilidades

  • Falta de experiencia laboral. Algunas compañías no le dan el mismo valor a emprender que a haber trabajado.
  • Dificultad para adaptarse a una cultura corporativa. Cuando un emprendedor llega a una compañía, suele encontrar procesos con los que no siempre está de acuerdo.
  • Percepción de inestabilidad. Hay compañías que temen invertir en un empleado que puede abandonar la empresa a la menor oportunidad de emprender.
  • Falta de foco. Una mente que se acostumbra a pensar en múltiples proyectos a la vez suele ser una mente dispersa. Para un trabajo corporativo, esta puede ser más una desventaja que una ventaja.

Ahora ya lo sabes, muchos jóvenes tienen espíritu emprendedor pero ¿qué es lo que realmente buscas para tu empresa?