08
May

6 tips para que tu idea innovadora llegue al mercado

La falta de estructura y conocimientos empresariales pueden impedir que un proyecto no vea la luz. Estas son las claves para que no se quede en un cajón.

Un buen inventor no necesariamente es un excelente empresario. Por ello, muchas de las ideas innovadoras, con potencial de revolucionar industrias, que se generan en la comunidad emprendedora se enfrascan en etapa de prototipo y nunca llegan a comercializarse.

Pero, ¿cómo lograr que una idea innovadora llegue al mercado? Los especialistas aseguran que no hay una fórmula del éxito. Sin embargo, sí existe una serie de pasos que puede ayudar en el proceso de sacar las ideas del cajón.

  1. Patenta

Contar con los derechos para utilizar y explotar el invento es básico en el proceso de lanzar al mercado. Este escudo de propiedad intelectual impedirá que otras personas comercialicen la idea antes que el inventor y dominen el mercado.

Además, según Gutiérrez Novelo, la patente le dará al emprendedor la oportunidad de vender la invención, cederla bajo licencia o producirla de manera exclusiva, lo que puede representar una diferencia en los ingresos que se obtendrán a partir del desarrollo.

  1. Confirma que es útil para alguien

El segundo paso es verificar que la idea innovadora resuelve un problema y alguien pagaría por ella, pues de nada sirve crear un producto o servicio que rompa con lo establecido si no le interesa al mercado que se desea atacar. El peor error, dice Sara Maroto, directora general del centro MIND, es diseñar un producto o servicio que no atienda las necesidades del nicho de mercado.

  1. Decide por qué camino andarás

Una vez que se verificó la utilidad del producto o servicio, deberás decidir cómo deseas tener presencia en el mercado: si vas a vender la invención, a licenciar la patente o a producirla tú mismo para comercializarla. Si no tienes recursos económicos ni tiempo suficiente, lo mejor será vender el invento o licenciarlo. Pero si cuenta con capital y está dispuesto a incursionar en el ecosistema emprendedor, deberá producirlo y comercializarlo por su cuenta.

  1. ¿Y si apuesto por vender la invención?

Para este paso, sugieren los expertos, hay que identificar con detenimiento al comprador estratégico. Si el inventor tiene un tornillo que permitirá darle un valor agregado a la producción de un vehículo, entonces el comprador ideal es una empresa automotriz. Y si el producto es un material innovador, una compañía constructora es el jugador clave. En esta decisión es esencial contar con la patente de la idea, de lo contrario será difícil que alguien la compre.

  1. Un sí al licenciamiento

Puedes optar por no dedicarte a producir y comercializar el producto o servicio, sino licenciar tu patente. Si tu decisión es esa, los expertos recomiendan que tengas en cuenta que las regalías que vas a recibir son menores frente a los ingresos que obtendrías si tú manufacturaras y vendieras directamente. “Lo que te vas a ganar no va a ser mucho porque alguien más va a tener que producir, pagar nóminas, vender y cobrar”, cuenta el co-fundador de ImmersiON-VRelia. “Pero tomar esta decisión te permitirá concentrarse en otras actividades”.

  1. ¡Quiero ser emprendedor!

Producir tú mismo la idea innovadora y comercializarla no significa que deberás armar una planta de producción, invertir en inyectores y contratar a un gran equipo, aunque sí deberás constituir una empresa para iniciar operaciones. Los especialistas sugieren que establezcan alianzas estratégicas con manufactureros que te permitan producir en sus instalaciones, así como con posibles distribuidores para poner en el mercado tu innovación. “Hay manufactureros con los que puedes hacer alianzas”, dice Gutiérrez Novelo. “Es básico que el manufacturero confíe y crea en el producto, para que esté de acuerdo en apoyarte”.