01
May

¿Cómo aplicar el marketing sensorial en su negocio? Aquí te lo decimos

Saborear, oler, ver, escuchar y tocar. El precio o la calidad del producto ya no son las únicas variables que mueven a los clientes. En los últimos años, el marketing sensorial ha explotado garantizando a los consumidores una experiencia única en la que los sentidos tienen un papel importante y la compra se convierte en una acción más emocional que racional.

 

Al tener un negocio propio, tenemos que captar a los consumidores de manera inconsciente, para que actúen movidos por su deseo de experimentar ciertas sensaciones durante la elección de su compra. Aquí le mostramos el papel que juega cada sentido en el marketing y cómo puede ser  aplicado.

 

Vender a través del olfato

El olfato es, probablemente, el sentido que más se está explotando en el marketing sensorial. La razón es sencilla: diversos estudios científicos señalan que es el que genera mayor impacto: podemos recordar el 35% de lo que olemos.

Si a esto le agregamos que nuestra nariz es capaz de distinguir hasta 10.000 olores diferentes, el campo de alcance se amplía enormemente. Si quieres tener más información sobre “las empresas que emplean estrategias olfativas en sus establecimientos pueden llegar a incrementar en un 40% su facturación”, consulta el libro “El nuevo paradigma” para conectar las marcas con personas, de Marc Gobé.

Vender a través del gusto

Es uno de los sentidos que más se ha explotado en el marketing desde siempre. El ejemplo más ilustrativo es el de la fórmula de la Coca-Cola, que muy pocos conocen, pero que la competencia lleva décadas intentando imitar. Puro marketing gustativo. Este éxito, sin embargo, no es fácil de reproducir.

En la agencia Sensory Communication han desarrollado varias campañas en las que el gusto ha sido central. Su idea básica ha sido potenciar el olor de un espacio con notas relacionadas con “comida”, para despertar rápidamente el apetito del consumidor.

 

Vender a través del oído

El marketing auditivo es uno de los más utilizados y, también, uno de los que los clientes son más conscientes. Entre otras cosas porque lleva muchos años realizándose sin tapujos. Los jingles, esas melodías que suenan en los anuncios de televisión y radio, son el perfecto ejemplo de esta máxima. Basta con unas pocas notas para que identifiquemos una música con su marca correspondiente.

Numerosos estudios declarán que la música relajante nos sosiega y nos hace detenernos más ante los productos; de ahí que sea muy utilizada en los establecimientos que venden artículos caros. Por el contrario, la música alta o con ritmos fuertes es muy usada para que actuemos con celeridad, por ejemplo, cuando hay mucha gente aglomerada en un supermercado.

 

Vender a través del tacto

Antiguamente, muchos productos no se podían palpar, incluso innumerables carteles nos prevenían de no poner nuestras manos sobre ellos. Las cosas han cambiado y ahora los consumidores quieren tocar lo que compran, tienen una gran necesidad de sentir, hasta el punto que tomar un articulo, comprobar no sólo sus funciones, sino su suavidad o peso, se ha convertido en algo fundamental en la decisión de compra. Por eso, deje que sus potenciales consumidores toquen y prueben su producto.

 

Vender a través de la vista

El 90% de la información que percibe nuestro cerebro es visual. Por eso, este es el sentido más evidente y eficiente a la hora de comprar y vender. Como comerciante sabes que el primer impacto visual es decisivo para la aceptación de tu producto y, por tanto, para su adquisición. Los colores, las formas, la distancia y el tamaño de los artículos pueden influenciar en el consumidor y se utilizan de manera consciente para promover algunos productos según objetivos y públicos concretos.

También debes saber que el entorno online ha sido decisivo para el desarrollo de estas estrategias. Y es que la adaptación del marketing a estos medios ha encontrado en las imágenes un gran vínculo con los consumidores.

Siendo empresario debes considerar aplicar a tu negocio estos tipos de marketing y aprovecharlos para lograr mayor venta, incluso crear un vínculo muy cercano con tus clientes y posibles compradores.